Wednesday, December 28, 2011

De Vuelta a Casa

No puedo creer que fue en Agosto que prometí que volvería a escribir más a menudo. (Qué jablador!)
Ya estamos a ley de tres días para terminar el año, tiempo de recuentos, resoluciones de fin de año, countdowns, y todo tipo de listas.

El 2011 fue para mí el año menos productivo en mi 'carrera literaria,' no recuerdo haber escrito ningún cuento o poema. Fue un año en el cual me fui en blanco como dicen los narradores de juego de pelota.

De leer al menos 50 libros al año en el 2011 leí tal vez unos 6. (Increíblemente este año escuché más audiobooks).

Podría atribuirle mi ausencia este año a mi nuevo trabajo, especialmente durante la primera mitad del año en la cual me la pasé 'tomándole el piso', tratando de adaptarme a mi nueva posición y las responsabilidades, además de eso, tuve que pasar varios meses planeando mi mudanza a California, para que la transición fuese bien smooth como dicen los americanos.

De Julio para acá le echo la culpa a mi vagancia. Desde que llegué a California me la he pasado leyendo blogs de finanzas y economía, viendo películas y series de televisión. Además de bailar y trabajar, he pasado un buen tiempo adaptándome a la nueva vida, conociendo gente, conociendo lugares y tratando de hacer de este lugar mi casa.

Considero que para escribir también hay que vivir, y eso es lo que he estado haciendo este año a demasía. Amando a plenitud, disfrutando de la presencia de mis amigos y seres queridos, disfrutando de la naturaleza, pedaleando a todas partes, etc.

El pasado fin de semana empecé a leer El Túnel de Ernesto Sabato y esta novelita fue suficiente para encender la chispa en mí. No hay nada como una buena lectura para que le entren a uno nuevamente las ganas de volver a crear y a plasmar ideas. La novela de Sabato me hizo recordar L'Etranger de Albert Camus, estoy casi seguro que Sabato se inspiró de Camus, ya que Meursault se parece mucho al pintor del Túnel.

Entre mis resoluciones de fin de año he decidido volver de lleno a la escritura, ya es hora de dejar los films de un lado y de volver otra vez a los brazos de mi amada literatura, la que siempre sabe como llenarme el vacío existencial que me causa distanciarme de ella.

En mi última serie de post hablé de Las Despedidas, pienso empezar el año hablando de las llegadas y como éstas me han transformado y me han llenado de nuevas perspectivas.

Feliz fin de año,
Hasta pronto




3 comments:

V.M. Ramos said...

«El túnel» es un librito fabuloso. Pero yo digo, "escribir no es como cosechar plátanos o sembrar batatas..." No sé si me robé eso de algún lado o tiene sentido, pero es lo que digo a veces. Y lo que quiero decir es que la buena escritura se desprende de la vida, y hay que vivirla, aunque haya espacios en los que no se escriba.

Argénida Romero said...

Bueno verte por aquí otra vez. Se te extraña. Me sumo a lo que dice Víctor, de lo vivido ya saldrá...solo necesitas la chispa adecuada y parece que la hallaste.

Abrazos.

Baakanit said...

Buena frase Víctor, no la había escuchado aunque siéndote sincero si no me la explicas no hubiese entendido exactamente el punto que querías hacer.

Estoy totalmente de acuerdo contigo, yo hasta el 2011 siempre había podido entrelazar el vivir con el escribir, siempre sacaba tiempo para los dos, pero este año demasiadas cosas cambiaron y me pasé todo el año adaptándome a los cambios.

Hola Argenida, gracias por tu visita, realmente me hace falta este espacio, aunque me gusta fb, uno se siente limitado, por aquí se pueden expresar tantas cosas que es realmente una pena alejarse, ya que en mi caso me siento que me falta algo.

Así es, la chispa esta de vuelta.

Abrazos